Efectos negativos del alto valor del bitcoin

Por admin / hace 10 meses / 0 Comentarios ».

El  Bitcoin es una moneda muy fluctuante. Su valor puede aumentar en varios ceros o descender con la misma rapidez, todo dependerá de la oferta y la manda en el ciberespacio. Aunque, también es objeto de señales especulativas, esto quiere decir que el Bitcoin no es del todo estable, por eso muchos economistas recelan el uso de esta criptomoneda. Los críticos del Bitcoin, además de su alta fluctuación, advierten de que su anonimidad la hace muy atractiva para negocios ilícitos y lavado de dinero.

El valor del bitcoin; una montaña rusa

Usar esta moneda es una montaña de emociones. Si se piensa como un vehículo para hacer crecer nuestro dinero, está muy bien, no obstante,  como en toda inversión, a mayor potencial de rendimiento, existe un mayor riesgo. El valor del bitcoin es muy volátil, fluctúa varias veces durante el día en mayor magnitud que otras divisas o acciones, lo cual es un riesgo para la mayoría, pero una oportunidad para los especuladores.

Ante la falta de una ley o norma reguladora más específica sobre las criptomonedas, la minería puede ser considerada como ilegal en muchas partes del mundo. En algunos países asiáticos existen grandes establecimientos dirigidos a la minería del Bitcoin. La misma falta de regulación en el gran mercado de las criptomonedas, responde a la razón del alto valor del bitcoin. Especialistas han señalado que de existir una legislación más fuerte, el actual valor del Bitcoin bajaría drásticamente, ocasionando pérdidas millonarias a los grandes compradores de la moneda virtual.

¿Seguirá en ascenso el bitcoin?

Una moneda irregular o volátil

Pero al no ser dinero físico, las transacciones en Bitcoin no son declaradas a los gobiernos, esto quiere decir que el dinero generado por la venta de la moneda no genera ganancia a los Estados.

La desregulación permite que el crimen organizado y todos aquellos consumidores del mercado negro, puedan tener una nueva forma de intercambio comercial. Esto no es del agrado de los gobiernos, y de ahí viene la alarma de muchas entidades financieras reguladoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *